Blog de noticias‎ > ‎

La moto de Boero le catapultó al quedarse clavada en la arena

publicado a la‎(s)‎ 4 ene. 2012 13:12 por Mr Trikineitor

La moto de Boero le catapultó al quedarse clavada en la arena



Pizzolito, amigo del piloto fallecido, asegura que en esa zona se circulaba a cerca de 150 km/h

Nadie sabe más del Dakar que el catalán Juan Porcar, amigo del fundador Thierry Sabine, pionero español de este rally y colaborador de la compañía francesa Amauri Sport Organisation (ASO), organizadora de la prueba. «Los pilotos de motos son el único punto vulnerable del rally. Los coches, gracias a las medidas de seguridad que se han ido imponiendo, tanto en la deformabilidad de los depósitos de gasolina, que han dejado de ser bombas rodantes, como la menor carga de combustible y el chasis reforzado, suelen salvar a sus ocupantes en casi todos los accidente. En moto, pese a las protecciones que llevan los pilotos, cuando te estrellas, te estrellas tú y si, encima, caes en mala postura, el daño es muy difícil de evitar».

La muerte, el pasado domingo, del argentino Jorge Martínez Boero, que llegó a venderse el piso para poder tomar parte por segundo año consecutivo en el Dakar, seguía marcando la actualidad en un rally en el que ayer ya empezaron a imponerse los dos grandes favoritos de la prueba. Marc Coma (KTM) logró el liderato de motos al ganar la segunda cronometrada, de 295 kilómetros, y Stéphane Peterhansel (Mini) se encaramó al primer puesto de coches, al quedar segundo tras el catarí Nasser Al Attiyah (Hummer), que ganó casi sin dormir pues el domingo sufrió una avería que le hizo llegar tardísimo al campamento.

VUELO ESPECTACULAR / Juan Carlos Urzúa, testigo del accidente de Boero, explicó a radio Rivadavia: «El Gauchito iba muy veloz. Había mucho polvo, pues ya habían pasado por esa pista larga más de 150 pilotos. Había tierra suelta, su moto dio un salto, Jorgito perdió el control de la máquina y salió despedido cuatro metros por encima de ella, al caer se golpeó la cabeza, rebotó y volvió a golpearse. Tras la segunda caída, quedó ya inmóvil», recordó.

Urzúa agregó: «En cuanto lo vimos, pensamos lo peor, pues estaba inmóvil y sangraba por la boca». Las asistencias llegaron de inmediato y el helicóptero, a los cinco minutos. No había nada que hacer, la caía había sido mortal y las protecciones poco pudieron hacer, como ya le ocurriera a Chaleco López en el Rally de Túnez, cuando sufrió siete fracturas (mano, pie, tibia, peroné izquierdas y cinco costillas), que le han llevado a pasar por el quirófano en seis ocasiones en los últimos meses.

VELOCIDAD ALTA / Javier Pizzolito, amigo, compatriota y tercer clasificado de esa primera etapa, explicó ayer que «era una zona, una inmensa recta, en la que se alcanzaba con comididad los 150 km/h. Un tramo para ir a fondo sin problemas». Coma reconoció que, en efecto, esa era una pista muy rápida. «Aunque yo la transite sin superar, en ningún momento, los 100 kilómetros por hora».

Etienne Lavigne, responsable de ASO, dijo que «el mejor homenaje que se puede hacer a Boero es proseguir el rally». Lavigne, que ha abierto una investigación para conocer las causas de la muerte de Boero, mostró su sorpresa por el hecho de que el accidente «se produjese en una de las etapas menos peligrosas de la carrera». En este sentido, Porcar relató ayer que «en la primera etapa siempre pasan cosas porque, pese a ser esta vez muy corta, los pilotos siempre quieren obtener una buena plaza para el día siguiente».


Fuente: www.elperiodico.com

Comments