Blog de noticias‎ > ‎

Coma auxilia a un piloto herido en el Dakar, perdiendo 11' y 20" ...

publicado a la‎(s)‎ 7 ene. 2011 6:25 por JUAN CARLOS FERNANDEZ LOPEZ
Inconsciente, con la muñeca fracturada y un fuerte golpe en la cara, se encontró Marc Coma a Olivier Pain, piloto del equipo Yamaha. El español paró, cogió el casco del francés y lo situó unos metros antes a modo de señal de emergencia.

Lo que parece una cosa de lo más natural, no lo es. Pese a que existen unos códigos de respeto y ayuda mutua en el Dakar, muchos son los que lo olvidan en el fragor de la batalla. A Coma este gesto le podía haber costado el liderato.

El español perdió 11 minutos y 20 segundos de la especial cronometrada de Calama a Iquique, la primera etapa donde el Dakar se pone duro y los riesgos empiezan a ser considerables.

"Cuando tenía a Pain cerca lo he visto en el suelo y había caído duro, estaba inconsciente", explicó el catalán, que avisó al helicóptero médico, activó los sistemas de alarma en caso de accidente y esperó junto al herido hasta que llegó Joan Pedrero, su 'mochilero', para reanudar la marcha.

Al final de la etapa, los comisarios decidieron premiar la deportividad de Coma devolviéndole el tiempo perdido mientras asistía a Pain."Ha sido un día de esos complicados de verdad", aseguró Coma, que finalizó la etapa cuarto a 3:58 del ganador, el portugués Paulo Gonçalves (BMW).

No le falta razón al líder del Dakar, que kilómetros antes de encontrar a Pain en su camino había sufrido una caída, en la que él apenas se hizo daño, pero su moto resultó seriamente dañada. "He tenido una caída fuerte al principio que ha provocado algún problema mecánico, sobre todo con el radiador que me perdía un poco de aceite", señalo el catalán. Ya en meta, Coma reprochó a Frans Verhoeven (BMW) el no haber asistido al galo, aunque el holandés se justificó asegurando que no le había visto.

El piloto español sale reforzado de una etapa donde volvió a demostrar que más allá de los títulos y el reconocimiento, está el compañerismo entre pilotos y ciertos códigos inquebrantables que rigen los destinos del otro Dakar.

Álvaro Ferreres / Eurosport
Comments